Blog

BASET3

VOLANTA

4 tipos de consumidores y cómo atraerlos

Conocer a tus consumidores: la clave del marketing 

Los consumidores son personas que tienen necesidades emocionales o fisiológicas no resueltas. Saber cuáles son esas necesidades y, a su vez, tener en claro cuáles son las cosas que les gustan te servirá de guía para trazar una buena estrategia de marketing.

¡Pero eso no es todo! Es importante que tengas en cuenta dos cosas. En primer lugar, que la palabra “consumidor” no es sinónimo de la palabra “cliente”, ya que este último es alguien que realiza la compra de un producto o servicio de forma recurrente, mientras que un consumidor es alguien que concreta una compra una única vez y a quien se deberá fidelizar.

En segundo lugar -y aunque no sea una novedad- los consumidores no son todos iguales. En efecto, cuentan con algunos patrones comunes que permiten agruparlos y clasificarlos en varios tipos. En esta nota, te hablaremos de cuatro de ellos y te enseñaremos a ofrecerles lo que necesitan en el momento indicado.

¿Qué es un consumidor?

Antes de comenzar, haremos un breve repaso por este concepto para comprender mejor a qué nos referimos cuando hablamos de “consumidor”. En efecto, se conoce como consumidor a un individuo que manifiesta necesidades físicas o psicológicas no resueltas que busca satisfacer mediante a adquisición de bienes y servicios.

Si bien existen varias clases de consumidores, todos ellos tienen algunas cualidades en común. Por un lado, son activos y comparten su opinión, puesto que cuenta con una gran cantidad de herramientas para buscar aquello que necesitan y no dudan en calificarlo, y, por otro lado, exigen beneficios tanto a las empresas como a los productos que consumen, lo que acaba por determinar si se convertirán en clientes o no.

Cuatro tipos de consumidores que puedes encontrar

Consumidor impulsivo

El consumidor impulsivo es uno de los más comunes, ya que se trata de una persona que adquiere bienes y servicios motivada por las tendencias. Suele preferir aquello que le gusta por encima de aquello que necesita y es propenso a realizar compras de último minuto. Como se guía por el impulso, es probable que llegue a experimentar ansiedad y euforia tanto antes como después de una conversión.

El secreto para atraer a este tipo de consumidor es colocar ofertas al alcance de la mano, en espacios en donde puedan verse fácilmente. Las redes sociales son un buen espacio para hacerlo.

Tip: Las cyber week son su debilidad. ¡Ofrecele descuentos que no pueda dejar pasar!

Consumidor optimista

El consumidor optimista es aquel que pone especial atención en la relación costo-beneficio. Como se trata de una persona que confía demasiado en las ventajas de cada uno de los bienes que adquiere, se asegurará de que el precio que pague por él valga la pena. Eso sí, se moverá con cautela y buscará segundas opiniones antes de llegar a su decisión definitiva.

El secreto para atraer a este tipo de consumidor es no perder de vista que se trata de un perfil analítico, que evaluará los pros y los contras antes de invertir su dinero. Por lo tanto, es fundamental que lo proveas de la información necesaria para que elija tu marca por sobre las demás.

Tip: Destacar ventajas exclusivas a la hora de ofrecer un producto puede ayudarte a fidelizar a consumidores optimistas.

Consumidor tradicional

Algunas personas no son fanáticas de las compras. A esas personas se las conoce como consumidores tradicionales, ya que se trata de individuos que solo salen a comprar cuando tienen una necesidad puntual, pues no se dejan influenciar por la publicidad. Suelen tener un presupuesto delimitado de antemano y tienen preferencia por las marcas reconocidas.

El secreto para atraer a este tipo de clientes es la atención rápida, puesto que no suelen invertir demasiado tiempo en comparar productos para tomar una decisión.

Tip: Describe los beneficios de tu producto de una forma concisa y directa para que puedan conocer tu marca de manera veloz.

Consumidor escéptico

Finalmente, este tipo de consumidores son los más difíciles de convencer, ya que son los más cautelosos que podremos encontrar. Si bien se asemejan a los consumidores tradicionales en que no les agrada invertir tiempo en conocer y comparar productos, los escépticos, además, detestan gastar dinero y harán todo lo posible para encontrar las desventajas de aquello que se les ofrece.

El secreto para atraer a este tipo de consumidores es ofrecer datos técnicos importantes que puedan convertirse en ventajas irrebatibles para disolver cualquier clase de miedo o duda que pueda aparecer en torno a la compra de un producto o servicio.

Tip: Evita las publicidades de tono comercial y bríndale flyers o fichas técnicas para que conozcan un elemento punto por punto.

No dudes en poner en práctica estos tips en tu próxima campaña para mejorar tus resultados y potenciar tu negocio.

¿Conoces otro tipo de consumidor? ¡Cuéntanos en la caja de comentarios!

NOTAS RELACIONADAS

5 consejos para implementar marketing automation

La automatización de procesos puede ayudarte a ahorrar tiempo y dinero para centrar tus esfuerzos en mejorar tus productos o servicios. ¡Entérate de cómo automatizar el maketing de tu negocio en esta nota!

Comparte:

es_AREspañol de Argentina